UNIDAD DE CONDUCTAS ADICTIVAS

INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA

El INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA propone una visión diferente sobre las adicciones, ya que nuestro tratamiento de adicciones en Barcelona se apoya en la singularidad del paciente y no en protocolos generales.

El malestar que experimentan las personas tiene una íntima relación con las problemáticas de adicciones. En buena medida, las adicciones son una respuesta a ese malestar y un modo de auto tratamiento. No se trata solo de una conducta repetitiva y sin lógica, sino que responde a una razón muy precisa, que es la de mitigar a través del tóxico o la conducta adictiva, el sufrimiento.

Si tenemos en cuenta que junto a esta necesidad de auto medicación, encontramos el componente puramente adictivo de las sustancias, nos encontramos con una combinación que crea ciclos difíciles de quebrar sin ayuda externa. El consumo mitiga el malestar a corto plazo, pero profundiza las dificultades, generando un malestar mayor, que necesita a su vez, un nuevo consumo.

Por esta razón, es fundamental poder articular un tratamiento de adicciones que preste especial atención al modo en que se combina esta sintomatología con las dificultades propias de la persona. La intervención del tratamiento ha de ser singular, ya que cada persona responde a una lógica propia. Es por eso que desconfiamos de las soluciones generales, para todos por igual.

La angustia, la depresión, el estrés, la patología mental, los ataques de pánico, la apatía y la falta de objetivos y proyectos, son solo algunos ejemplos de las dificultades que podemos encontrar en la base de la patología adictiva. No puede haber una solución estable y duradera sin hacer un trabajo con esas dificultades.

En cada persona se ha de trabajar esas posibles causas, y así poder dejar a un lado la necesidad del consumo.

Nuestro modo de trabajo incluye, necesariamente, el trabajo con la familia. Ya sea a partir de la orientación y la consulta sobre los pormenores de la patología, así como también sobre la necesidad de posibles cambios en el entorno del paciente.

Se trata de un tratamiento a nivel ambulatorio en el que contamos con un psicólogo especialista en adicciones en Barcelona, que incluye tanto visitas psicológicas, como también de psiquiatría en los casos en los que sea necesario. A su vez, cuando la problemática que experimenta el paciente vuelve imprescindible un ingreso previo, este se pone a su disposición a través de nuestras instituciones colaboradoras.

La ventaja del tratamiento de adicciones ambulatorio, es la de permitir al paciente poder comenzar con el trabajo sobre sus dificultades, sin necesidad de abandonar sus actividades habituales. El trabajo, la vida familiar, los estudios, etc, no deben ser obstáculos para el proceso de recuperación.

Nuestro equipo de especialistas podrá ayudar a usted y a su familia a dejar de lado sus problemas con las adicciones.

¿Cuándo pedir ayuda?

El diagnóstico no es sencillo y mucho menos se puede realizar de forma generalizada, ya que uno de nuestros fundamentos es atender la particularidad de cada caso, por eso es tan importante contar con un psicólogo especialista en adicciones. Sin embargo, podemos destacar algunos signos que pueden servir de orientación para saber cuándo es necesario pedir ayuda.

  • Si a pesar de ser consciente que el consumo te perjudica, no puedes dejar de hacerlo.
  • Si has intentado dejar de consumir en varias ocasiones y no has podido lograrlo.
  • Si ya no lo controlas como antes.
  • Si las cantidades y la frecuencia de tus consumos ha ido en aumento.
  • Si la gente que te rodea está preocupada por tu consumo.
  • Si ya no puedes llevar tu vida diaria sin consumir.
  • Si prefieres estar solo y consumir que estar con otros.
  • Si lo has intentado con otros tratamientos y no has tenido éxito.

Adicciones

Adicción a la cocaína

La cocaína es un potente estimulante que produce un efecto adictivo remarcable. La necesidad de aumentar la cantidad y la frecuencia del consumo para lograr los mismos efectos es una de sus características principales.

Al ser una sustancia que, en la mayoría de los casos, produce un efecto euforizante, es fácilmente combinable, tanto con actividades de ocio como con las laborales. Son frecuentes las consultas de personas que utilizan la cocaína para mejorar su “rendimiento” tanto en el trabajo como en sus actividades sociales. Al tratarse de un deshinibidor, en ocasiones es utilizada por aquellas personas que sufren de cierta ansiedad social, ya que les permite mostrarse más desenvueltos. En ocasiones también, la cocaína puede funcionar para otros fines, como el de mejorar el nivel de concentración. Es frecuente escuchar a pacientes hablar de cómo el consumo de cocaína les produce un efecto de relajación, permitiéndoles concentrarse mejor en sus tareas.

También encontramos modalidades de consumo solitarias, en donde la persona corta sus vínculos sociales y se refugia en el consumo como única salida.

En todos estos ejemplos, el consumo viene a cumplir una función de “solución” de las dificultades. Pero lo que se comprueba en cada caso, es que esta aparente solución es a corto plazo, ya que los efectos negativos del consumo se hacen presentes rápidamente, borrando los supuestos beneficios.

Al tratarse de una sustancia que produce efectos poco visibles, son frecuentes los casos en donde el consumo se sostiene durante largo tiempo, generando pocas alarmas. Es cuando el paciente ya no puede controlarlo, que se generan los problemas ruidosos y visibles, que llaman la atención, no solo al propio consumidor, sino también a familiares y amigos.

Cuando la adicción está instalada, es muy difícil abandonarla por cuenta propia y sin ayuda externa. Por eso es tan importante contar con ayuda especializada en el tratamiento de adicciones. El malestar que produce la adicción, solo es cancelado por un nuevo consumo, lo que genera una dinámica negativa e inquebrantable.

Al tratarse de una sustancia con un gran poder adictivo, la intervención médica se vuelve, en ocasiones, necesaria. En estos casos, contamos con la presencia del médico, que interviene en el tratamiento a partir de la medicación.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos las problemáticas de adicción a la cocaína como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

Adicción al cannabis y derivados

El cannabis es una de las sustancias más consumidas y extendidas en nuestro país. Es frecuente encontrar gente consumiendo cannabis en plazas y parques, en las puertas de los institutos y bares.

Los jóvenes son especialmente vulnerables a esta sustancia, ya que se la considera, erróneamente, una droga suave o blanda. Lo cierto es que encontramos que el cannabis es un frecuente provocador de desencadenamientos psicóticos en casos en donde había previa disposición.

Por el tipo de efecto que produce, es común que se consuma a diario, incluso varias veces al día. Lo que la convierte en una de las sustancias que más dosis diarias presenta.

El abandono escolar, los problemas de comunicación, la apatía, la falta de curiosidad, la agresividad, la dificultad de concentración, la falta de motivación, las alucinaciones y las ideaciones paranoides, entre otros, son solo algunos de los efectos que produce el cannabis a largo plazo.

Al tratarse de una droga entendida como recreativa, se subestiman las dificultades que puede producir en los pacientes.

La facilidad con la que puede comprarse en las ciudades y pueblos, la convierte en un verdadero problema de salud pública.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos las problemáticas de adicción al cannabis como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta, por eso nuestro tratamiento de adicciones en Barcelona se centra en las necesidades y particularidades de cada caso concreto.

Adicción al alcohol

El alcohol es la sustancia más consumida por la población joven y adulta de nuestro país.

Al tratarse de una sustancia poco identificada con el grupo de las adicciones, pasa desapercibida en algunos casos, entendida como una práctica cultural o recreativa. Lo cierto es que el consumo abusivo de alcohol o su adicción, es una de las causas más frecuentes de deterioro físico, produciendo daños irreversibles en el organismo.

La dificultad en distinguir cuándo estamos frente a un modo de consumo abusivo o a una problemática adictiva con el alcohol, reside en su presencia social. Es aceptado por buena parte de la sociedad que el alcohol es un producto como cualquier otro y no se lo identifica como posible causa de adicción.

El alcohol puede cumplir con varias funciones, según la cantidad que se consuma.

En dosis bajas, puede producir un efecto relajante, permitiendo a quien lo consume, experimentar una sensación placentera de sosiego. Esta es la modalidad más común de consumo de alcohol, asociada al stress y a las actividades lúdicas.

Si se aumenta la cantidad, produce un efecto euforizante y desinhibidor. Frecuentemente asociado a las actividades festivas y sociales. Su efecto desinhibidor genera situaciones de riesgo para quien lo consume y disminuye su percepción del peligro. Son comunes los casos de accidentes de tráfico por consumo de alcohol, las discusiones excesivas o los comportamientos inadecuados, las decisiones poco meditadas o las salidas de tono.

En dosis altas, tiene un efecto anestésico, produciendo pérdidas del conocimiento y permitiendo a quien lo consume “desconectar” de un modo radical. En estas modalidades, ya podemos distinguir una grave dificultad, que tiene como consecuencia el deterioro orgánico y las dificultades relacionales (Familiares/Laborales).

Ayudar al consumidor de alcohol a distinguir su problema es fundamental, ya que en muchas ocasiones, su dificultad es invisible para sí mismo.

Al tratarse de una sustancia que tiene fuerte impacto en el cuerpo y que produce, según su nivel de consumo, un marcado síndrome de abstinencia, la intervención médica se vuelve necesaria. En esos casos, la medicación puede servir de ayuda para la desintoxicación.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos las problemáticas de adicción al alcohol como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

Adicción a las Benzodiacepinas y los ansiolíticos

Las benzodiacepinas y los ansiolíticos son medicaciones que se prescriben habitualmente y con diferentes objetivos. Son frecuentes en el tratamiento de la ansiedad, los ataques de pánico, la fobia social y el malestar general.

El problema que presentan, sobre todo las benzodiacepinas, es su potencial adictivo. Este tipo de medicación, tomada durante más tiempo del indicado, puede producir tolerancia, lo que genera una necesidad de aumentar la dosis para lograr el mismo efecto. De este modo, se pone en marcha la dinámica adictiva, produciendo un aumento tanto de la dosis como de la frecuencia de la ingesta.

La desintoxicación de esta clase de medicaciones se realiza bajo supervisión médica, ya que el impacto que tienen a nivel orgánico es importante.

En muchas ocasiones, estas medicaciones también se utilizan como una vía de “desconexión o escape”, una manera de no pensar. Cuando nos encontramos con estas dinámicas, podemos inferir que esa persona está intentando lidiar con algún tipo de malestar o sufrimiento. Por esta razón, es necesario identificar ese malestar y su causa, y así poder eliminar la necesidad del consumo.

La combinación de esta clase de mediaciones con otros consumos, por ejemplo el alcohol, tiene consecuencias graves, tanto a nivel orgánico como social. Es frecuente ver casos en donde esta combinación produce toda clase de problemas, tales como accidentes domésticos o en la vía pública.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos las problemáticas de adicción a las benzodiacepinas y los ansiolíticos como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

Ludopatía y otras conductas adictivas

Un proceso adictivo no necesariamente ha de incluir sustancias. Hay actividades que pueden cumplir con la lógica de la adicción, ya que a pesar de la voluntad de la persona en dejar de realizarlas, no lo logran, repitiéndolas una y otra vez, con las consecuencias negativas que eso implica.

El juego patológico, la adicción al sexo, el abuso en el uso de las nuevas tecnologías, pueden ser algunas expresiones de estas conductas adictivas.

En el caso de la ludopatía, asistimos a un preocupante repunte en los casos de pacientes que consultan. La liberalización de las apuestas deportivas, el aumento de los salones recreativos y sobre todo, las herramientas de internet tanto en ordenadores como en móviles, han llevado las apuestas al alcance de amplios sectores de la población. Los jóvenes, especialmente vulnerables a esta clase de prácticas, se ven atrapados en dinámicas difíciles de detener, que les llevan a toda clase de problemas económicos y familiares.

La ilusión de una manera sencilla y rápida de generar dinero, promueve esta clase de prácticas. Este es solo uno de los tantos ejemplos de esta clase de conductas.

El uso abusivo de móviles o videojuegos también es un motivo frecuente de consulta. Nos encontramos con jóvenes que pasan largas jornadas “enganchados” al ordenador, dejando de lado todas sus otras actividades, tales como los estudios, sus relaciones sociales o familiares.

En todas estas conductas encontramos un elemento común, y es la dimensión de compulsión y de repetición. Estas actividades no pueden evitarse por parte del paciente, y no se trata de una cuestión de voluntad.

Es necesario un trabajo que apunte a las causas de esta dinámica y que pueda distinguir cual es la función específica que cumple la conducta adictiva en cada caso. Nuestro psicólogo especialista en adicciones en Barcelona puede ayudarte.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos las problemáticas de las conductas adictivas como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

Adicción a los Opioides y derivados

Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) el consumo de opioides aumentó un 83% en siete años. Esto es debido a que cuando hablamos de opioides no nos referimos solo a la Heroína, sino también a un buen número de medicaciones comúnmente utilizadas para el tratamiento del dolor.

Fentanilo, Oxicodona, Buprenorfina y Tramadol, son solo algunas de las varias medicaciones que encontramos dentro de este grupo.

El aumento de consultas por dificultades en el uso de estas medicaciones, se ha vuelto evidente en los últimos años. En principio prescriptas para el tratamiento del dolor, en ocasiones son utilizadas de modo abusivo, generando una dependencia física y emocional extraordinaria. El alto poder adictivo de estas sustancias produce una enorme cantidad de dificultades a la hora de intentar reducir o detener su consumo.

La capacidad de “desconectar” es uno de los grandes atractivos de esta clase de drogas. Produciendo un efecto de borramiento aparente de las preocupaciones y el malestar que las personas experimentan.

Tanto la Heroína como esta clase de medicaciones, producen un marcado efecto relajante y placentero, lo que las vuelve muy atractivas para su consumo.

La dependencia física que producen los opiáceos y derivados es intensa, lo que hace precisa la intervención médica en esta clase de tratamientos. En los casos en donde un ingreso previo al inicio del tratamiento sea necesario, este se pone a disposición del paciente a través de nuestros centros colaboradores.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos la problemática de la adicción a los Opioides como una mala respuesta a un malestar personal, por eso disponemos de un tratamiento de adicciones en Barcelona específico para este problema y totalmente adaptado a las necesidades de cada paciente. Esta adicción es un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

Adicción al Tabaco

El tabaco es uno de los principales problemas de Salud pública de nuestro país. Desde el 2000 al 2014 han muerto 7 millones de personas a causa del consumo de tabaco, 6 millones de fumadores directos y 1 millón de fumadores pasivos. La mitad de los consumidores de tabaco mueren por esa causa.

En España causa unas 50 mil muertes al año, el 13% del total y es la segunda sustancia psicoactiva más consumida.

A pesar de que los consumidores de tabaco disminuyen año a año, como puede verse, los datos siguen siendo alarmantes.

Dejar de fumar es posible si se cuenta con la ayuda necesaria. En muchas ocasiones, no es suficiente con la decisión personal, incluso con su máxima voluntad. Es necesario contar con los medios adecuados para poder sacar un buen provecho de esa iniciativa.

En el INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA entendemos la problemática de la adicción al Tabaco como una mala respuesta a un malestar personal. Se trata de un modo de auto medicación, que intenta aunque fracasa, reducir el malestar que el paciente experimenta.

¿POR QUÉ ELEGIR EL INSTITUTO CLÍNICO DE BARCELONA?

Estamos a la vanguardia de los últimos avances en conocimiento médico, psicoterapéutico y funcional. Gracias a nuestros profesionales, altamente cualificados en conocimiento y experiencia, proporcionamos los mejores resultados en términos de mejoría global al aplicar programas terapéuticos de eficiencia contrastada.

Tratamientos Personalizados

PROFESIONALIDAD Y EXCELENCIA

EXPERIENCIA CONTRASTADA

Confidencialidad Garantizada

¿Cómo solicito una cita?

Contacta con nosotros en 3 sencillos pasos:

PASO NÚMERO 1

CUÉNTANOS TU PROBLEMA

Llama a nuestro teléfono directo 644754382. Te daremos cita sin esperas.

PASO NÚMERO 2

1ª Entrevista Gratuita

En la primera cita te escucharemos y junto a ti podremos establecer la mejor manera de ayudarte.

PASO NÚMERO 3

COMIENZA TU TRATAMIENTO

El tratamiento dará comienzo coordinado en sesiones clínicas y supervisado por profesionales expertos.

Contáctanos, estamos aquí para ayudarte. Primera Entrevista Gratuita

¿Dónde Atendemos?

ATENDEMOS EN CASTELLANO, CATALÁN, INGLÉS, ITALIANO Y FRANCÉS EN:

DIAGNOSIS MÉDICA CREU BLANCA
C/ CORCEGA, 345
08037 Barcelona